Bienvenidos. Diario Estelar: Estimados viajeros, tras largas noches de hibernación habéis llegado a vuestro destino. Ya estáis en casa.

lunes, 16 de enero de 2017

Taboo: Tom Hardy en el Londres de 1814.


Taboo es la nueva propuesta que emite HBO en nuestro país, os dejamos nuestra opinión sin spoilers. Esta serie es una muestra más que reputados actores de Hollywood se están pasando a la pequeña pantalla. En esta ocasión Tom Hardy, actor de sobra conocido por todos por sus trabajos en la última entrega de Mad Max: Furia en la carretera o como escudero de Di Caprio en El Renacido, encabeza el reparto. Otro de los nombres que llaman mucho la atención en este proyecto es la de Ridley Scott (Alien 2, Blade Runner, Marte) y dirigida por Steven Knight (Promesas del Este y Peaky Blinders).

Se trata de una miniserie que en un principio constará de 8 capítulos (aunque Steven Knight su director ya ha comentado que espera poder hacer 3 temporadas de la misma) y que nos devuelve al Londres en el año 1814. Una época que nos han mostrado en numerosas ocasiones y que en esta serie han cuidado visualmente al detalle. Volvemos a ver ese Londres donde la revolución industrial asomaba la cabeza, con la pobreza en las calles y al otro lado del río las familias pudientes que se disputaban las fortunas.


El protagonista de la historia es James Keziah Delaney (Hardy) quien vuelve a casa después de haber sido dado por muerto en África diez años antes. Cuando vuelve ya que ha recibido la noticia de la enfermedad de su padre, se encuentra con el funeral del mismo y con la lucha que habrá sobre su herencia. Su hermana (Oona Chaplin) y sobretodo el marido de ésta (Jefferson Throne) no verán con buenos ojos el regreso de entre los muertos del heredero.


De transfondo a toda esta lucha, tendremos a Stuart Strange (interpretado por el gorrión supremo de Juego de Tronos, Jonathan Pryce) quién trata de hacerse con esas tierras de forma burocrática y aquí es donde tendremos gran parte de la trama de la historia. Porque Delaney no tiene ninguna intención de desprenderse de esas tierras.

La primera impresión que hemos tenido ha sido enormemente positiva, si bien es cierto que el ritmo del capítulo piloto no es excesivamente dinámico, lo que te explican y cómo lo explican te interesa y te mantiene atento en cada momento.

La ambientación como ya hemos comentado está muy cuidada hasta el más pequeño de los detalles, por lo que la inmersión en la época que transcurre es inmediata.

El reparto está esplendido, sobretodo Tom Hardy, un papel que es suyo desde el inicio (de hecho la idea es suya y de su padre Edward "Chips" Hardy)  y que puede ser una de estas oportunidades para brillar con luz propia como pasó con Eva Green en Penny Dreadful o Clive Owen en The Knick. La presencia de Hardy, su porte llena toda la pantalla y realmente da la sensación de ser un personaje con el que es mejor llevarse bien, a la par que atormentado por los hechos en los que se ha visto envuelto en el pasado. La dupla Knight Hardy que tan bien funcionó en la película Locke vuelven a engrasar motores en Taboo.

Habrá que esperar hasta finalizar la temporada para ver si se cumplen las grandes expectativas que nos ha generado este piloto, pero por ahora puede ser uno de los grandes extrenos de 2017, y eso que acaba de empezar.

Un saludo viajeros!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada