Bienvenidos. Diario Estelar: Estimados viajeros, tras largas noches de hibernación habéis llegado a vuestro destino. Ya estáis en casa.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Animales Nocturnos. Espectadores confusos



Animales nocturnos es la nueva apuesta del director y también guionista en este caso, Tom Ford quien vuelve a la gran pantalla después de “Un hombre soltero” , adaptando la novela Tony and Susan de Austin Wright. Otra de las películas que suenan con fuerza como posibles nominadas para los Oscar del 2017. Así que con tal aliciente nos acercamos a verla y aquí os dejamos nuestras impresiones sin spoilers, como viene siendo habitual.


En esta ocasión la historia nos muestra la vida de Susan Morrow, una galerista de arte quien vive cómodamente junto a su actual marido Hutton. En uno de los viajes por negocios de Hutton, Susan recibirá un paquete en su casa cuyo remitente es Edward, su exmarido. Susan empezará a leer el libro dejándose absorber por completo por la historia. Esta historia le traerá recuerdos de historias vividas con Edward y le llevará a replantearse las cosas.


El reparto vuelve a ser notable, repite esta semana en cartelera Amy Adams, quien ya nos mostró un
registro diferente el La llegada y donde aquí también interpreta a una sufrida Susan Morrow, quien lo ha tenido todo pero sabe que algo no acaba de ir del todo bien en su vida. Amy nos regala otra gran interpretación aunque a nuestro parecer un tanto inferior que en la llegada.

También tenemos a Jake Gyllenhaal, dando vida al ex marido de Susan, Edward. Gyllenhaal nos tiene acostumbrados últimamente a papelones, como en Zodiac o Nightcrawler y diría sin lugar a dudas que él, es de lo mejor de la película. Sorprende mucho la interpretación de Aaron Taylor-Johnson (Los Vengadores la Era de Ultrón o Kick-Ass) quien da vida a un delincuente al que realmente le llegas a coger odio y eso es sin duda, un gran trabajo de Aaron.

Un secundario de lujo es Michael Shannon, interpretando al sheriff de la novela de Edward, el típico policía de los Estados Unidos clásico que ayudará a Edward a desentrañar los sucesos del libro. El trío masculino sin duda es lo más destacable.

La banda sonora de la cinta está compuesta por el gran Abel Korzeniowski y desde el minuto cero sabes que es él el compositor. Como suele ser habitual los violines y chelos son los protagonistas. Un compositor que va marcando su estilo, muy reconocible como ya vimos en Penny Dreadful y de los que darán que hablar en un futuro próximo.

Desde los impactantes créditos de inicio (hacía tiempo que no veíamos unos así) hasta el final de la película, Ford teje un entramado laberintico que si no estás 100% centrado en la historia hará que te pierdas en ella. Probablemente uno de los problemas que tuvimos fue que nos interesaba mucho más los sucesos de la novela que los de la vida de la protagonista, con quien no llegamos a empatizar en ningún momento. Posiblemente este film sea galardonado en numerosos festivales, aunque a nosotros no nos acabó de convencer.


Impecable en muchos aspectos técnicos, sobretodo en el aspecto visual que sigue estando muy cuidado, tal vez el problema que tuvimos nosotros fue ese, que no estábamos 100% metidos en la película. La falta de ritmo y el guion un tanto confuso hizo que no la acabáramos de disfrutar.



Un saludo viajeros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada