Bienvenidos. Diario Estelar: Estimados viajeros, tras largas noches de hibernación habéis llegado a vuestro destino. Ya estáis en casa.

lunes, 11 de julio de 2016

We are the F****** Twisted Sister


Que Netflix es una plataforma que está ganando peso en nuestro país es una realidad más que evidente, además está añadiendo cada mes todo tipo de contenidos para todos los públicos.

Esta vez os queremos hablar de un documental de un grupo de música de Hard Rock que pegó muy fuerte en los 80: Twisted Sister. ¿Quién no recuerda sus éxitos I Wanna Rock o el pegadizo We’re Not Gonna Take It?


El documental que podéis encontrar en la plataforma llamado: We are the f****** Twisted Sister! se rodó en 2014 y explica todas las peripecias del inicio de la formación y los diferentes problemas que se encontraron en su largo camino hacia el éxito.

Desde el inicio de la formación en 1973 la banda sufrió numerosos cambios en la composición de sus miembros, llegando el guitarrista y fundador Jay Jay French a asumir los roles de cantante y guitarra, además de encargarse del tema de management. Lo cual le llevó prácticamente al agotamiento.

El documental nos cuenta un montón de anécdotas y de situaciones muy complicadas a la que tuvo que hacer frente la banda, entre ellas que su aspecto muy tirando al Glam que se consideraba pasado de moda, hacía que las discográficas de la época no los tomaran en serio. Con el fichaje de Dee Snider a las voces la formación tuvo un salto de calidad, si habéis visto algún vídeo en directo con Dee a las voces sabréis a lo que nos referimos. Pese que en un principio Jay Jay se negó a que Dee escribiera nuevos temas, al final acabó cediendo y lanzaron verdaderos pelotazos con el tiempo. El problema era que pese a que seguían llenando locales allá por donde fueran en Nueva York y alrededores, pese a que tenían una gran masa social que los seguían allá donde fueran, seguían sin firmar con ningún sello discográfico.


Incluso llegaron a realizar un concierto en una de las salas más grandes de Manhattan, volviendo a contratar todos los alquileres de material y local para uno de los jefazos de las discográficas, que se largó a mitad del show y no les pagó todos los gastos. Estaban gafados.

Llegaron a financiarse sus propios vinilos, que vendían en las puertas de sus conciertos en unas furgonetas, sencillos que llegaban a agotar. Pero nadie quería apostar por ellos y no se podía entender.
Uno de esos fans que los seguían a todas partes, cogió uno de esos sencillos y lo envió a Europa, en concreto a Gran Bretaña y allí fue donde encontraron la oportunidad que necesitaban. Twisted Sister viajó al Reino Unido y realizaron un concierto como teloneros de Motorhead. Como curiosidad Lemmy tuvo que salir a presentarlos para que los chicarrones que había en el público no les lanzaran botellas por sus pintas. De hecho Dee comenta que Lemmy conoció el olor a mierda cuando entró en el camerino de la banda, estaban acojonados. En cuanto empezaron a cantar todas las dudas que podían dar con sus pintas, se disiparon y realizaron un enorme show.

A partir de ahí siguieron en parte sus desgracias ya que la discográfica que los había firmado quebró
y su oportunidad llegó en una actuación en directo para la MTV de Gran Bretaña. Ahí sí, sabiendo que era su último cartucho los chicos lo dieron todo y ahí sí consiguieron lo que llevaban 11 años buscando, tocando todos los días en locales. Su primer contrato serio y oficial.

El documental vale muchísimo la pena, ¿Por qué? Porque nos explica lo complejo que era en esa época llegar a la cima en el mundo de la música. Hay actuaciones en directo de la banda, entrevistas a todos los miembros, a fans, a los managers, … Y vais a ver a músicos de esa época (como el propio Lemmy) muy jovencitos que os sonaran a todos.

Si habéis visto la serie Vinyl y queréis ver un documental que gira entorno a la época de la serie con anécdotas y experiencias reales no deberíais perdéroslo.




Vale mucho la pena. Long live rock and Roll!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada